#PRAYFORPARIS

image

No hablo aquí de política ni de religión por principios, porque no me parece que sea un lugar para ello, porque son temas que requieren un tratamiento delicado y hay que estar muy preparado para ello. Pero una noche como la de ayer, casi sin dormir dándole vueltas a la sinrazón, no me ha dejado otra opción.

Ahora mismo son las 08:03 h. (hora española) del sábado 14 de noviembre y las últimas cifras oficiales hablan de 120 muertos. Por supuesto, no son ni de lejos los miles de muertos del atentado de las torres gemelas y tampoco son comparable con las cifras de fallecidos en conflictos como el de Siria. Pero son un ataque atroz al mundo occidental y han logrado su claro objetivo, se ha tambaleado lo que llamamos el Primer Mundo.

Escucho hablar de terroristas. Decían anoche que había testigos que comentaban que era una masacre en nombre de Alá. Que era una represalia a la participación de Francia en los bombardeos de Oriente. Son cosas que no logro entender. Ni en nombre de Alá ni Mahoma, ni de Jesús, Yavhé o cualquier otro ser divino se pueden traspasarlos límites de lo humano. No quiero poner nombre a quien es capaz de sesgar las vidas de otros erigiéndose en una deidad que tiene el poder de decidir quién merece vivir y quién morir.

No repitamos los errores de las cruzadas. La religión no crece con el valor de la sangre, se disvirtua su sentido, pierde su capacidad de dar esperanza al ser humano. BASTA YA.

Esa excusa de “vosotros lo hicísteis primero” no sirve para defender la causa. No puede ser el leit motiv de una masacre. No puede haber un fanatismo que nos lleve a esto. No podemos seguir viviendo en una sociedad que vende muertos, que participa en guerras, que cree que 20 países poderosos deben marcar las directrices de un mundo entero. La ley de poner la otra mejilla no sirve en este momento, pero tampoco el “porque lo digo yo”.

Se elevan las alertas. La población civil tiene miedo. Los refugiados continúan huyendo de un terror que parece occidentalizarse.

Miremos hacia adelante, pero sin perder de vista el pasado y los errores que han marcado la historia de una humanidad cada vez más deshumanizada.

LIBERTAD, IGUALDAD Y FRATERNIDAD pero tanto hacia occidente como también hacia oriente. No les demos la espalda.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s