#palabradeabuela5: Para lo que es don Juan…

Mi abuela es una cocinera de primera. Lo siento por el resto de cocineros del mundo y por el resto de abuelas, pero las mías (las dos que tengo) son para que les den tenedores a mansalva a sus creaciones culinarias. Tanta es su dedicación (a los hechos hechos me remito: mi abuela Antonia es capaz de poner unas pochas a conocer a las 10 de la mañana y terminarlas a las 13:45, justo para comer) que mi abuela Antonia ha dicho en numerosas ocasiones que “yo, si de joven hubiera tenido dinero, hubiera puesto un restaurante. Pero solo para cocinar, lo demás que lo hicieran otros” (y para hablar con los clientes, eso seguro). Pero no tuvo dinero, así que se quedó en cocinera casera (eso que han ganado Adriá y compañía, sino no lo cuentan).

El caso es que, a pesar de ser experimentada y buenísima cocinera, siempre siente inseguridad ante una comida, una cualquiera, vale la de un miércoles día 9, por ejemplo. Lo primero que siempre dice es: “¿no sé cómo estará hoy la comida?” (y lo dice con desconfianza). Porque ella tienen la manía de no probar casi nunca ninguno de los platos mientras los cocina. Y lo segundo: “me parece que hoy os he puesto mala comida“. ¡Señora, eso no hay quien se lo crea!, y de momento, no se conocen hechos que lo demuestren.

Pero, yendo al grano, tiene un punto flaco (por decirle algo, porque ni es punto ni flaco ni leches): no tiene presentación de restaurante (ni falta que le hace, la verdad). Así que una vez servido con cazo, como se ha hecho toda la vida, ella siempre dice: “PARA LO QUE ES DON JUAN, CON DOÑA MARÍA BASTA”. O lo que viene siento lo mismo: como somos todos de casa, no hacen falta florituras.

CUÁNDO LO UTILIZA: Os he puesto el ejemplo de la comida, pero la expresión se puede utilizar en cualquier situación. Por ejemplo, que te tienes que remendar un calcetín de deporte que no se ve ni aunque te quites las zapatillas en plena Gran Vía, le sirve la frase. Que una mujer es poca cosa (como ella, que dice que está hecha de retales) y se hecha un novio chiquito pero majetón, también le sirve. Que tiene que improvisar un café con pastas en familia, también vale la expresión, aunque en vez de café sea leche con descafeinado en polvo y en vez de pastas sean galletas maría y gominolas.

Es una frase polivalente.

OTRAS VARIANTES DE LA EXPRESIÓN: Seguro que cada mujer tiene la suya, mi abuela ésta la usa con frecuencia y creo que expresa muy bien lo que quiere decir. Y como ya se sabe, si algo está bien, para qué cambiarlo.

 

Fdo. La CHiCa De LoS BoTiNeS aZuLeS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s